EL METODO IH EN EL PARADOR DE GOLF DE MALAGA

Publicado por el 3 noviembre, 2017

EL METODO IH EN EL PARADOR DE GOLF DE MALAGA

El malagueño Iván Hurtado se embarcó hace siete años en una aventura maravillosa e inquietante al mismo tiempo. Se lió la manta a la cabeza y, partiendo de cero, puso en marcha un sueño de golf, un deporte al que, de la mano de su padre, aprendió a amar desde niño. Era un nuevo método. Quería enseñar, sí, adoraba enseñar, pero también quería ir un poco más allá.

No porque la labor de un profesor no fuera suficiente recompensa, al contrario, sino porque estaba convencido de que se podía hacer muchísimo más que dar una clase durante una hora a un alumno y dejarlo con una sonrisa en la boca para el resto del día. Así nació el método IH, una academia integral de golf que enseña, y mucho, pero que hace mucho más.

Arrancó en Guadalhorce hace siete años y en este tiempo se ha convertido en toda una referencia. La Escuela de niños ha pasado de 30 a 110 alumnos, la academia privada más grande de Andalucía. Su éxito radica en que hace golf, fomenta club, crea comunidad y, en el fondo, aumenta el número de jugadores. El golfista está contento porque la atención es integral, desde la propia enseñanza con cercanía y la última tecnología, al asesoramiento en el entrenamiento, material, taller o incluso el alto rendimiento. No en vano, hay que recordar que Iván, técnico entrenador de la Real

Federación Andaluza de Golf, está también al mando de la parcela deportiva de la UGPM, el extraordinario programa universitario de golf internacional puesto en marcha en Málaga que está ayudando a crecer, personal y deportivamente, a grandes talentos jóvenes de toda Europa. El ejemplo más reciente es Víctor Pastor, doble campeón de Europa en 2017. También trabaja con golfistas profesionales ya consolidados como Marcos Pastor, Leo Lilja, Pablo Martín, por citar algunos.

“No miramos sólo por el jugador, sino también por el club. El objetivo es generar jugadores de golf y que se queden en el club. Está muy bien el prestigio del alto rendimiento y a mí me encanta trabajar con profesionales, pero sin Escuela, sin principiantes y sin iniciación yo no entendería esta labor docente”, asegura IH, el padre de la criatura. Así, por ejemplo, puso en marcha la Liguilla Topazo, una divertida competición para jugadores que se están iniciando y que está siendo un éxito absoluto, “ya que permite competir a los que están empezando junto a los de su nivel, hacen amigos, generan grupos, evolucionan y así siguen jugando. El objetivo es crear jugadores para siempre”.

En este sentido, aunque los números obviamente son aproximados, Iván calcula que con su método IH habrán pasado en estos años por Guadalhorce entre 300 y 400 jugadores y se habrán quedado en el club alrededor de 100.

El método se ha convertido en una referencia y ahora sigue creciendo. IH ha ganado la adjudicación por concurso público de la explotación de la zona de prácticas de El Parador de Málaga, el recorrido de 18 hoyos más antiguo de Andalucía. “Estamos muy orgullosos de que una empresa nacional como Paradores haya confiado en nosotros en el concurso para desarrollar este proyecto. Significa que se nos reconoce en el plano empresarial y es una apuesta que me entusiasma. Nos encanta generar golf y hacer nuevos golfistas y después de Guadalhorce, El Parador es una escenario extraordinario”, asegura Iván.

El método IH comenzó a trabajar en El Parador de Málaga el pasado mes de julio. Aunque la cabeza visible del proyecto es Hurtado, el trabajo diario corre a cargo de todo el equipo. Uno de los responsables es José Ramón Gómez. En poco tiempo se ha hecho mucho. “En cuatro meses hemos dado un cambio muy grande. El campo de prácticas está casi irreconocible. Hemos puesto unos Target Green con colores en la zona de caída de la bola para hacer más divertida la experiencia de pegar bolas y el entrenamiento. También hemos colocado búnkers de césped blanco artificial que simulan la arena y que son espectaculares y en el ‘tee line’ se puede pegar tanto desde hierba natural como desde césped artificial, dependiendo del día y de las necesidades de mantenimiento”, asegura Gómez. El césped artificial, instalado por la también empresa malagueña Best Garden en el tee de prácticas, es de última generación. Se parece tanto al natural que incluso se puede clavar un tee.

El método IH ya está trabajando a pleno rendimiento en El Parador y no ha tardado en llamar la atención del otros campos de la zona. Los números hablan de un comienzo fantástico. “En julio arrancamos con unas doce personas, cierto que es verano y que es más difícil, pero ahora ya en octubre hemos puesto en marcha el curso de iniciación con 45 personas. De un total de unas 25-30 personas hemos pasado a tener regularmente más de cien, entre niños, padres, mujeres y algunos alumnos de golf adaptado”, señala Gómez.

Y es que El Parador, al más puro estilo IH, ofrece de todo, desde clases de alto rendimiento con la última tecnología (Flightscope o Sam Putt Lab) a cursos de iniciación, la liguilla Topazo, escuela infantil, fitting multi-marca con las cinco firmas más relevantes del mercado, venta, taller para arreglar palos y hasta tarjeta de fidelización… De todo. Si eres golfista de cualquier nivel y tienes una necesidad, aquí encontrarás una solución.

Pese a que IH no ha hecho más que empezar a andar en El Parador, las sensaciones no pueden ser más positivas. Marian Montero, su directora, asegura que “ha sido un antes y un después. Estamos encantados. Acaba de arrancar y ha superado con creces todas las expectativas que teníamos, tanto nosotros desde el punto de vista de la instalación como los clientes con las opiniones que nos han hecho llegar. Nos han puesto en mercado. Ahora podemos decir que somos una academia de golf y que estamos en el mercado. Desde mi punto de vista, IH es una inversión de futuro, un nido para generar nuevos jugadores y ya lo estamos notando, hay mucho movimiento en el campo y vemos que venir a jugar o dar bolas en el campo de prácticas se está convirtiendo en una experiencia. Estoy contentísima”, asegura.

El método IH sigue creciendo y haciendo golf en Málaga y Andalucía. Quizá el mejor resumen lo hace la propia Marian Montero: “hace club, hace comunidad, hace golf. Es un método del siglo XXI en 2017”.

 

Sobre Jose Luis