¿CONOCES EL GOLF PARA INVIDENTES?

El golf para invidentes es un deporte que pocos conocen y sin embargo, es perfecto para personas con escasa capacidad visual.

Las ventajas del golf para deficiente visuales sobre otros deportes para invidentes son que los movimientos del jugador no son interferidos por otros participantes. Además que es un deporte que se juega casi parado, pues para hacer el swing o lograr un putt solamente es necesario mover la parte de arriba del torso y girar las piernas. 

Por otra parte, el golf normalmente se practica en el mismo campo una y otra vez, por lo que el invidente irá familiarizándose con las distancias para ser cada vez mejor.

Un deporte con historia

La Asociación de golf para invidentes de los Estados Unidos (USBGA) se fundó en 1953 con el propósito de alentar y mejorar las oportunidades para que los golfistas ciegos y con discapacidad visual compitieran en el golf.

El golf para invidentes y deficientes visuales se juega con la ayuda de un entrenador vidente. Como equipo, se espera que los golfistas y entrenadores sigan las reglas establecidas del golf. Las excepciones son: poder apoyar un palo en el obstáculo y permitir que el entrenador se coloque detrás del golfista al alinear un putt.

Los hombres y mujeres que deseen practicar el golf para invidentes deben cumplir con un conjunto específico de pautas de visión que van desde la falta de visión hasta la ceguera legal o restricciones específicas en su campo de visión. Normalmente se utilizan las pautas de puntuación establecidas por la USBGA.

La USBGA realiza un torneo nacional anual en diferentes partes del país cada año junto con varios eventos regionales. Y por supuesto también existe un torneo internacional de la IBGA.

Categorías por incapacidad visual

Estas 3 categorías de incapacidad visual son aceptadas y reconocidas por la Asociación Internacional de golf para invidentes IBGA y la Asociación de golf para invidentes de los Estados Unidos USBGA.  Cuando una persona con problemas graves de la vista desea incorporarse al golf para invidentes debe completar el el formulario de Clasificación que ha sido aprobado por la IBGA.

División Ceguera Total (Categoría B-1)

Personas sin percepción de luz, o que su percepción de la luz que no sea funcional, central o periférica, con o sin proyección de luz. El invidente debe de estar imposibilitado de diferenciar entre una hoja de papel blanco en blanco y una hoja de papel blanco con un símbolo negro en ella.

De hecho el símbolo negro es parte del examen y aparece en el formulario de vista IBGA / USBGA.

Divisiones según discapacidad visual (categorías B-2 y B-3)

En el golf para invidentes existen otras dos divisiones, que engloban a quienes tienen una discapacidad visual importante pero no son totalmente invidentes.

La categoría B-2 es para persona que pueden reconocer la forma de una mano hasta quienes tienen  agudeza visual de 20/600.

Por su parte la B-3 integra a jugadores con una agudeza visual superior a 20/600 hasta una agudeza visual inferior a 20/200.

Todas estas clasificaciones suponen que la prueba se hace con la mejor prueba de inspección visual del jugador y con todos los instrumentos que le ayuden a mejorar su visión.

Para practicar este deporte se necesitan 2 personas. El golfista invidente y por otro lado el entrenador

El golfista 

Los golfistas compiten con otros golfistas dentro de su clasificación de vista. Es decir un jugador clasificado B-1 no puede competir contra una persona de categoría B-3. Las clasificaciones de la vista incluyen: B-1 sin visión, B-2 poca visión utilizable y B-3 mejor visión utilizable. 

Para que el golfista sea  elegible y pase a convertirse en miembro de la USBGA, debe tener una visión corregida inferior a 20/200 en ambos ojos. Esto debe estar documentado en el formulario de vista USBGA por un oftalmólogo u optometrista.

Cada golfista tiene una persona vidente para ayudarlos. Estos ayudantes son conocidos como entrenadores. El entrenador da la descripción del campo de golf, da las distancias correctas y ayuda con la selección del palo y la alineación adecuada.

El entrenador

Todos los golfistas ciegos y con problemas de visión,  le dirán que deben su juego, sus puntuaciones, su disfrute y su movilidad a su entrenador. 

Se necesita una persona especial para tener la combinación perfecta de habilidad, paciencia e impaciencia. Alguien tiene que mantener las cosas en movimiento. Ese el trabajo más importante de  cualquier entrenador. 

Hay que entender que en el golf a ciegas los obstáculos son dobles. Por eso es especialmente importante que el entrenador minimice los fallos y acentue la filosofía de salir y golpear una y otra vez. La velocidad es importante en este tipo de golf.

En segundo lugar, y no menos importante, está la capacidad de comunicación, tanto verbal como táctil. El entrenador evalúa el tiro al que se enfrenta su golfista. Desúés debe comunicar lo que ve y las posibles estrategias a seguir. 

También hay que elegir el palo que usuará nuestro jugador y por último el entrenador debe ser un sicologo. La descripción de como fue el disparo debe ser real e informativa para el golfista. Pero al mismo tiempo si nuestro jugador cometió un error garrafal no hay que hacerlo sentir mal. A veces incluso hay que decir no a determinado palo o estrategia.