Ann Gregory. Primera mujer golfista negra

JoAnne Gregory Overstreet es una maestra jubilada de 77 años que vive en Las Vegas. Ella no es golfista. Pero ella es la hija de una, la única hija de la máxima leyenda secreta del golf, Ann Moore Gregory. La Sra. Overstreet sabe lo que su madre soportó como mujer negra jugando golf amateur en los Estados Unidos de mediados de siglo. Cuenta la historia de su madre sabe que debe hacerlo.

Su madre nació como Ann Moore en 1912 en Aberdeen, Mississippi. Asistió a escuelas segregadas y, tras la muerte de sus padres en un accidente automovilístico, fue a la escuela mientras trabajaba como empleada doméstica para una familia blanca. No fue diversión y juegos. Como mujer adulta, se convirtió en la primera golfista negra en jugar en el campo de 18 hoyos propiedad de la ciudad en Gary, Indiana. El «campo grande», lo llamaban los lugareños. Eso fue en 1947. Nueve años más tarde, en 1956, Ann Gregory se convirtió en la primera golfista negra en jugar en un Abierto de Mujeres de Estados Unidos y, dos meses después, en un torneo Amateur de Mujeres de Estados Unidos.

Este último avance se reflejó en decenas de periódicos estadounidenses: “Este torneo también es digno de mención por la entrada de su primera golfista negra. Ella es Ann Gregory, de 38 años, de Gary, Indiana, dos veces ganadora del título de la Asociación Nacional de Negros ”. Pero en realidad tenía 44 años. La novata de 44 años. 

Ann Moore se mudó a Gary en la década de 1930 y se casó con Leroy Gregory, un trabajador siderúrgico, en 1939. Él también era un misisipiano trasplantado.

Los Par-Breakers

El Sr. Gregory se dedicó al golf, y su mujer comenzó a jugar al tenis. El Sr. Gregory se unió a The Par-Breakers, un club para golfistas negros en Gary. La Sra. Gregory se preguntó: ¿Qué pasa con estos hombres y ese golf? .Cuando su marido se fué a la guerra. Entonces, Ann Moore, una madre joven con un esposo a medio mundo de distancia, comenzó a jugar en el campo de nueve hoyos de Gary, propiedad de la ciudad. Cuando su marido volvió de la guerra comenzó a jugar con su esposa.

Un día de 1947, Ann y Leroy Gregory salieron a jugar al golf. Ann no quería jugar en el pequeño campo, el nueve hoyos al que estaban relegados los golfistas negros. Pero ningún golfista negro había jugado nunca en el gran campo.

“Soy residente de Gary”, le dijo Ann Gregory al hombre de la tienda de golf, como lo contó su hija recientemente. “Pago mis impuestos. Mi dinero es tan bueno y tan verde como el de cualquier otra persona. Quiero jugar en el campo grande «. Nadie la detuvo.

¡Imaginense lo que Ann Gregory tuvo que soportar cuando llegó al tee del uno! Tras un torneo amateur en el que participó no se le permitió entrar en la casa club para una cena de entrega de premios. La gente le decía cosas groseras y amenazantes. Su actitud era siempre la misma: «El racismo es su problema». Ann Moore Gregory sabía quién era ella, y otros también. Fue invitada a tocar en una exhibición con Joe Louis, Jackie Robinson y Althea Gibson. (¡Qué cuarteto!) Ganó cientos de torneos, locales, regionales y nacionales. 

Además, fué líder cabeza visible de la iglesia en Delaney Memorial United Methodist. Jugó con el dueño de The Elbow Room, un bar y restaurante en su vecindario del centro de la ciudad. Ella era una empresaria dedicada al catering. Fue la primera mujer negra en servir en la junta de la Biblioteca Pública de Gary. 

M

Su hija, la maestra, JoAnne Gregory Overstreet, se casó con un ingeniero civil. Ahora sus nietos están aprendiendo todo sobre su bisabuela. Su madre murió en 1990, ocho meses después que su padre.

Fuente:MICHAEL BAMBERGER( Golf)