ANALIZAMOS LOS NUEVOS HIERROS TAYLORMADE P790

Los nuevos Taylormade P790 suponen un claro avance respecto a la generación anterior.

Después de que TaylorMade finalizara el ciclo comercial de la línea 2019 de P790, tomó una decisión inusual. Comenzaron con el modelo 2021 antes de fabricarlo y con pocos detalles. La información se limitó a una imagen ennegrecida y una hoja de especificaciones. Eso era todo.

Para los golfistas más apasionados de TaylorMade y la línea P790 no se necesitaba más. Cogieron sus tarjetas de crédito y comenzaron a hacer pedidos.

Asi, que sin saber, estaban adquiriendo realmente y con mucha fe el nuevo TaylorMade y se arriesgaron

Los ingenieros sí sabían lo que se traían entre manos.

Y es que ya es dfícil creer en una publicidad de equipamiento de golf, que te dice que estos hierros son buenos para todos. Pero comprarlos directamente desde fábrica sin probarlos en la tienda es harina de otro costal.

Pero hay que tener en cuenta que ya hay en el mercado dos generaciones de Taylormade P790 con excelentes referencias.

Es decir, los ingenieros y diseñadores de la fábrica sabían en qué tenían que trabajar.

Logrando un estándar con la cabeza del palo

Con esta tercera generación en marcha, el P790 se ha convertido en una especie de estándar de hierros para golfistas de distancias largas.

El P790 original del 2017 con su cavidad inyectada SpeedFoam establecieron este estándar. A partir de ahí, TaylorMade no ha hecho más que construir. De hecho, construyó una línea completa de la Serie P alrededor del P790.

Entonces, ¿qué hay detrás del éxito del P790?

TaylorMade sin duda apuntaría a su rendimiento impulsado por SpeedFoam.

Aunque existen críticos respecto a los supuestos beneficios del Speedfoam, lo cierto es que los golfistas lo han probado y les ha gustado.

Esto es un punto de referencia definitivo. El rendimiento del P790 es indudable. Por lo que en esta nueva generación se ha buscado el aspecto cada vez más limpio de TaylorMade y la versatilidad general de los hierros.

Un hierro que se adapta a muchos handicaps diferentes.

La estética es subjetiva y volveremos a ella. Pero claramente las ventas de los hierros Taylormade P790 son de grandes magnitudes.

La razón es que estos palos son adorados por los handicaps de un dígito alto y de dos dígitos bajos. Es decir, el rango de golfistas que se adaptan al P790 en números medibles va de +4 a 25.

Ese es un rango increíble. Supongo que eso hace que P790 tenga una cabeza de uso general completamente versatil.

Las mayores novedades

En gran medida, lo que TaylorMade pretende al tratar de hacer evolucionar el P790 no es muy diferente de lo que Titleist se enfrentó al intentar hacer un mejor T100.

A los golfistas les encanta lo que ya tienen. Así que era importante no estropear nada bueno al intentar mejorar. Por eso,en el exterior vemos una pequeña evolución cosmética que es casi con certeza para mejor. Y los cambios más significativos se pueden encontrar en el interior.

¿Cabeza hueca o con relleno?

Como se comentó anteriormente, hay dos ideologías predominantes cuando se trata de cómo diseñar una cabeza de cuerpo hueco. Titleist, PING y Mizuno creen que no hay un mejor relleno que el aire.

El argumento es que cualquier cosa detrás de la cara ralentiza el golpe. Por lo que si tratas de generar más velocidad, ese enfoque no tiene mucho sentido.

La otra perspectiva es evidente en los diseños de PXG, TaylorMade y, hasta cierto punto, Callaway. Su posición es que se pueden usar espumas, microesferas de polímero y microesferas para mejorar el sonido y la sensación al golpear. Su teoría sostiene que una cara con relleno de polímero es más delgada de lo que sería posible sin el relleno.

31 gramos de Tungsteno

Dentro del 2021 P790 Iron hay más de 31 gramos de tungsteno. Esto es superior a los 13,5 gramos del modelo anterior. Y aunque eso no coloca a TaylorMade ni cerca de poder reclamar el uso número uno de tungsteno en el golf, en porcentaje, es un salto masivo con respecto a la generación anterior.

El peso de tungsteno se coloca bajo y ligeramente hacia los pies. Los servidores de posicionamiento tienen dos finalidades. La primera es que reduce el peso para un mayor lanzamiento (y menor giro) en comparación con el modelo 2019.

También empuja el centro de gravedad hacia la punta donde funciona junto con otros aspectos del diseño del P790 (como la tecnología de cono invertido de TaylorMade y la cara en L forjada de 1,5 mm (en su forma más delgada) 4140) para aumentar el tamaño del espacio del punto óptimo de impacto.

Un diseño que busca ayudar al golpe

Los patrones de fallos de los golfistas revelan constantemente que los fallos suelen ser de punta alta o de tacón bajo. Con eso en mente, el objetivo del diseño del punto de impacto inteligente de TaylorMade no era simplemente hacer el punto ideal más grande, sino también extenderlo en direcciones que ayudarían al golfista.

Probablemente se beneficiaría de un poco más de preservar la velocidad en la parte de la punta alta, tacón alto… no tanto.

La afirmación de TaylorMade es que ha aumentado el tamaño del punto óptimo de impacto en un 30 por ciento. Buenas noticias para quienes le pegan con la parte de adelante a la bola.

El resumen de rendimiento del’21 TaylorMade P790 dice así: más velocidad, una velocidad más constante, un lanzamiento más alto, un giro un poco menor y, en última instancia, más distancia.