CÓMO ELEGIR LOS HIERROS PERFECTOS PARA TI

Encontrar los hierros perfectos para un jugador de golf es su Santo Grial. Hay que tener en cuenta variables como el precio, tamaño, material, flexibilidad etc…

El precio no es lo más importante

Uno de los mayores errores que puede cometer al buscar los hierros perfectos, es comprar palos caros que no son adecuados para su juego y su swing. El conjunto adecuado se tiene que ajustar a tu juego y se ajustará tan cómodamente como un traje a medida.

Por supuesto, que dentro de la elección de los mejores hierros depende de varios factores además de su capacidad de juego. El tamaño, la forma, la flexibilidad, el material y la sensación de los palos son elementos claves a considerar. El precio también es una consideración seria, pero no necesariamente los hierros más caros son los mejores para tí.

Determinar qué tipo de hierros son los que necesitamos es algo muy importante para tu juego. Podemos diferenciar 3 tipos de hierros: por un lado, los palos de jugador profesional. También están los hierros para mejorar nuestro juego, y por último, hierros de súper mejora del juego.

3 Tipos diferentes de hierros

Los hierros de jugador están dirigidos a jugadores con el más alto nivel de habilidad y producen la mejor respuesta cuando se golpean correctamente. Los hierros de mejora del juego son para golfistas de nivel medio. Estos hierros están diseñados para producir mejores resultados, tiros más rectos y más largos, cuando falla el contacto con la pelota en el centro de la cara del palo. Los hierros de súper mejora están diseñados para golfistas con mayor handicap. La razón, es que estos palos permiten que los golpes descentrados no sean tan graves debido a su ángulo y tecnología.

Determina tu rango de precios. Puedes pagar hasta 1,500 Euros por un juego de hierros. Pero también puedes comprar modelos similares de la temporada anterior, ya sean prístinos o ligeramente usados, por 500 Euros o menos. En esto, palos de golf y coches se parecen. Si compras un modelo de la temporada pasada su valor es menor a pesar de que es casi igual al de la temporada actual. No hay que olvidar que si eres zurdo tendrás que escoger palos de golf diseñados expresamente para zurdos.

La flexión del palo

Otro aspecto importante es la flexión del eje correcta. Hay que escoger la flexión correcta para cada tipo de golfista. Las flexiones de la varilla (la cantidad de curvatura del palo) van desde “Damas” y “Mayores” (normalmente, las más flexibles) hasta “Regular”, “Rígida” y “Extra rígida”.

Algunos fabricantes de palos ofrecen diferentes flexiones para mujeres. En general, cuanto más rápida sea la velocidad de su swing, más rígido debe ser el eje. Si tu swing es lento y golpeas con un eje rígido, sentirás como si estuviera balanceando un poste eléctrico. Aunque probablemente tu tiro será correcto y bastante derechos si eres diestro. Mientras que si haces un swing rápido con un eje flexible, sentirás como si le pegas a la bola con un regaliz y tendrás muchas dificultades para controlar la dirección de los golpes. Puede que salgan hacia la izquierda o hacia la derecha.

Hay que probar varios hierros

Es importante que intentemos probar con varias marcas de hierros diferentes. Las sensaciones que tengas con cada marca así como el diseño son fundamentales a la hora de tu elección.

El movimiento del palo cuando lo dirigimos hacia la bola y la sensación que nos transmite al golpear son muy importantes. Todos nuestros sentidos deben percibir el golpe y analizar qué hiero fue el mejor.

Es fundamental hacer la prueba con hierros que tengan varillas de acero y también con los que posean planchas con varillas de grafito. Los ejes de grafito son más livianos y absorben las vibraciones.Una buena opción para alguien con artritis.

El último consejo para encontrar los hierros perfectos es si puedes personaliza tus palos. Algunos vendedores de palos experimentados pueden adaptar el palo a la perfección e igualarlo a nuestras características físicas. Teniendo en cuenta que los hierros son una inversión a largo plazo y en muchos casos se usan 1 o 2 veces por semana, poseer hierros adaptados a nuestro juego dará como resultado un swing más eficiente y menor frustración en los golpes más difíciles.